Sincronización espontanea

El fenómeno del arrastre (entrainment en inglés), descrito por primera vez por Christiaan Huygens, es el que produce que dos osciladores de frecuencia similar que interaccionan entre sí siempre acaben sincronizando sus frecuencias. En otras palabras, los ciclos o repeticiones parecidas se acaban sincronizando si tienen relación entre ellas.

También se conoce a este fenómeno como el de osciladores acoplados.

Ya que me ha parecido bastante curiosa, cito una explicación extraida de Puntomatic de como Huygens se percató de este fenomeno:

Christiaan Huygens (1629 – 1695) tenía en una pared de su dormitorio dos relojes de péndulo de su propia invención. En febrero de 1665, convalecía de una gripe en su cuarto. Mientras los miraba aburrido, se dio cuenta que los péndulos de ambos relojes estaban perfectamente sincronizados. Esto le llamó poderosamente la atención porque sabía que era prácticamente imposible que ambos péndulos oscilaran exactamente igual por azar. Es más, era casi imposible que se mantuvieran así durante mucho tiempo. Los observó durante horas y ambos relojes seguían sincronizados. De modo que supuso que, de alguna manera, los relojes estaban interaccionando. Huygens intuyó que eran las vibraciones que se transmitían por la pared donde ambos relojes estaban colgados, así que colocó uno de los relojes en el otro extremo de la habitación y al poco tiempo ambos se desincronizaron. El acoplamiento de los relojes a través de la pared generaba la sincronía o sincronización entre ellos.

En la observación de Huygens, cada reloj era un oscilador, un péndulo. Como la precisión de sus mecanismos todavía no estaba muy desarrollada, cada uno exhibía una frecuencia de oscilación apreciablemente distinta. Es decir, cada péndulo realizaba un recorrido de ida y vuelta en un tiempo ligeramente diferente. La pared era el medio a través del cual los osciladores estaban acoplados. La oscilación de uno de los péndulos provocaba una vibración que, transmitida por la pared, era sentida por el otro, y viceversa. El resultado del acoplamiento entre ambos fue la sincronización. Ambos péndulos acababan haciendo su recorrido de ida y vuelta en el mismo tiempo, con la misma frecuencia. Acababan oscilando al unísono, al compás. Y no solo eso, sino con la misma fase. Este fenómeno puede verse en un sencillo experimento con metrónomos. Se coloca a varios de ellos desacompasados sobre una superficie flexible. Al cabo de unos segundos los metrónomos empiezan a sincronizarse.

Os dejo un vídeo que ilustra perfectamente este fenómeno.

Dos vídeos más, uno con dos metrónomos y otro con tres.

Según la RAE:

simpatía.
5. f. Fís. Relación entre dos cuerpos o sistemas por la que la acción de uno induce el mismo comportamiento en el otro.

Os cuento ésto como preludio de otra entrada que estoy preparando… 😛

Vía: Solo para entendidos, Puntomatic.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: